Curso de poda con La Dulce Revolución

El día 20 de julio y 17 de agosto participamos de un curso de poda en Balaguer, organizado por la asociación dulce revolución que es una institución sin fines de lucro que desarrolla actividades para concienciar a la población de como vivir y curarnos de forma consciente a través de las plantas medicinales y otros tipos de medicina a precio asequible, para recordar lo que como humanos hemos olvidado. En esta oportunidad se realizo una charla interactiva en los campos de PAMIES VITAE, la cual programa actividades de intercambio de conocimientos para la autogestión de la salud y el vivir activista, que cuenta con las visitas guiadas de la Dulce Revolución los sábados y promueven la agricultura ecológica y la autosuficiencia en salud.

20 de julio

Al taller asistieron personas de los alrededores de este pueblo para encontrarse con saberes de como cuidar los arboles y como podarlos de manera eficaz, para nuestra sorpresa también estuvo relacionado a la alimentación, nutrición y consciencia sobre nuestro entorno. Partiendo de la idea de que hay que tener consciencia de que tanto los arboles como todo este maravilloso mundo que nos invita la naturaleza, posee una inteligencia propia que parte que las hojas tienen en sus paredes celulares una memoria tan inmensa y perfecta que detectan a las personas después del primer encuentro. Cuando respiramos cerca de la hoja de cualquier tipo de árbol o incluso de planta, esta registra nuestra respiración, almacenando en sus ramificaciones la información de quien somos, como una especie de identificación que usan para detectarnos; lo curioso es que según nuestros actos tantos físicos como verbales, pueden reaccionar a nosotros incluso antes de que nos vean. Es decir son (hiper)sensibles a todo estimulo que reciban de nuestro lado, respondiendo con rapidez hacia estos estímulos que reciben.

De esta forma se nos explicó que para realizar una poda optima y eficaz, debemos seguir ciertas “reglas” al pie de la letra para el desarrollo positivo de nuestros arboles, ya que en caso de actuar sin consciencia estaremos matando un ser único. Una correcta poda ocurre cuando al plantar nuestro árbol lo podamos en una manera para que salgan cuatro madres, cuatro ramas principales que estén apuntadas hacia el Sur, Oeste, Norte y Este, de esta manera las madres serian las que captan con mayor tiempo y eficacia el sol que les permite que se produzcan las flores y en el futuro los frutos. Es necesario entender que el árbol al crecer pose solo su tronco principal que desde sus raíces capta los nutrientes que necesita para que se produzca la sabia, que gracias a esta sustancia mueve energía para que el árbol vaya sacando sus brazos lentamente. Ahora bien, para que podamos tener las madres, es necesario esperar hasta el momento que se forme por lo menos una rama principal o madre, luego cuando tenga un tamaño mayor tanto de grosor como de largo, procedemos a cortar de tanto en tanto, según el largo, el ápice, que va a ir creciendo poco a poco, ya que al cortar la punta de la primer madre, estamos cortando la circulación de la sabia que se concentra en todo el árbol y en sus ramas, entonces al frenar la circulación, lo que el árbol entiende es que esa energía tiene que salir por otros lados, entonces empiezan a formarse las futuras tres madres o mas… Cuando cortamos, siempre lo que tenemos que realizar, es que la tijera quede con la hoja en diagonal a la rama que deseamos cortar, como mirando al sol de medio día, sin que sea de manera horizontal, por varios motivos (que ahora no recordamos)

Una vez que observamos el crecimiento de la primer madre, frenando su crecimiento para que las otras tres madres puedan alcanzarla y así que crezcan de manera equitativa cada una de ellas para el beneficio y el desarrollo optimo del árbol, procedemos a entender como y cuando se corta las ramas secundarias sin producir chupones en el árbol, solo que antes explicare que son los chupones o muñones en un árbol. Los chupones en un árbol se generan principalmente por un mal corte o una inconciéncia de nuestra parte por no saber cómo se comporta nuestro árbol. Al cortar de manera incorrecta una rama secundaria, lo que hacemos siempre es frenar el flujo de sabia, por ende el árbol en defensa produce un subidón de sabia el cual debe salir por algún lado, y siempre es en ese lugar donde cortamos mal, ya que el árbol entiende que ahi tiene que seguir creciendo, si no actuamos de manera efectiva,  estamos empeorando la situación del árbol, cuando hay chupón significa que ahi se concentra mas sabia y las demás partes carecen del alimento que necesita, hay que tener cuidado en donde cortamos porque una vez que aparecen los chupones, no hay vuelta atrás, no lo podemos arrancar, solo cuidar de que las ramas que salgan después de ese chupón sean lo mas cortas posibles sin que le quite energía a las madres que contienen las ramas que en el futuro saldrán los frutos.

Como elegir la rama a podar:

Cuando las ramas secundarias son de menor tamaño que la rama que queremos dejar, ya que si cortamos una rama que tiene gran grosor y tamaño, y sus compañeras son de menor tamaño, la sabia que poseía la rama grande no sera suficiente para que las ramas pequeñas puedan almacenar esa misma cantidad, entonces al tener una energía que no puede almacenar, el árbol crea el chupón en el lugar del corte porque necesita compensar la perdida de espacio para almacenar sabia. Es por eso que no solo fue una charla de como podar, sino de también de tomar la consciencia de que hay que mostrar respeto por estos seres que no nos necesitan a nosotros, sino que nosotros a ellos y como tal, saber como funcionan es una muestra de que estamos abiertos a entender que existen otras cosas que funcionan con la intención con la que actuamos o sentimos, que va mas allá de pesar que es una “simple planta”, que podemos tomarla como si nada pero no, somos mas de lo que pensamos y por eso es importante decirles gracias cada vez que las cosechamos o las necesitamos pues nos dan medicina y nutrientes únicos para nuestros organismos.

 

17 de agosto

El segundo día del curso de poda empezó muy pronto por la mañana. Se nos rompió el corazón al ver la realidad, oculta para la mayoría, sobre las condiciones de esclavitud de los jornaleros africanos en el campo leridense durante la campaña de la fruta, práctica extendida a nivel mundial, dónde solo cambia la procedencia de los esclavos. Me siento contenta y responsable de estar haciendo lo que hago, para evitar comer manchándome las manos de sangre, aunque sé que me queda mucho más por hacer, y lo voy a hacer, pienso aun medio dormida…

Llegamos a las instalaciones y encuentro a Manel y a lxs asistentes en el bosque comestible. El taller se centró en aplicar la teoría realizada en las previas jornada. Empezamos a podar a un Nogal. Luego lo intentamos con un anárquico magrano, y al acabar con los manzanos, y melocotoneros. De una rama podada recogí un kilo y medio de manzanas para la tribu. Fue un taller muy práctico y bonito, con sensibilidad y tratando a los arboles como seres vivos únicos con identidad. Después finalizamos con una charla en grupo sobre agua, cómo encontrarla y el uso del péndulo como herramienta amiga. Me cuesta definir lo que siento cuando la vida física y dura del campo se encuentra con la espiritualidad que nos evoca la naturaleza. Sólo puedo decir gracias, a Manel, y a la familia Pàmies por su valentía y energía de cambio y desear que al menos sea dulce esta revolución. Gracias también a mi compis por acompañarme en el camino.

Santi & Claudia


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s